LOPEZ OBRADOR, LA ESPERANZA QUE NUNCA TERMINA.

A manera de columna, por Arturo Hernández

El mitin se había anunciado para las 6 pm. Eran las 7,30 y el candidato todavía no llegaba. Las calles del centro estaban totalmente abarrotadas. El calor era sofocante, 35 grados con sensación térmica de 40. Humedad total en el ambiente. Las miles de personas, pero sobre todo la adrenalina que emanaban hacía todavía más agobiante la espera. Se hacía necesario encontrar un lugar y no moverse de ahí. Era prácticamente imposible caminar. La masa de personas empujaba hacia adelante y hacia atrás. Me ubiqué en la esquina de Hidalgo con Porfirio Díaz, justo por donde se sabía que entraría el contingente. 7,45 pm. Un grito generalizado anunció la inminente llegada. Cientos, miles de celulares se alzaron para tomar fotografías. Como salieran, desenfocadas, lo importante era tener un recuerdo y un registro de ese hecho histórico. Hasta ese momento, se había respetado una estrecha valla para que pasara el candidato y su comitiva. Con su llegada, el desorden fue total. La gente quería saludarlo, tocarlo, misión imposible. Los organizadores lo llevaban casi cargado. Como pudieron, llegaron hasta el estrado general. No hubo discursos previos. López Obrador tomó el micrófono e hizo suyo el evento. -“¡Bienvenidos todos. Gracias por estar aquí. No les voy a fallar. No los voy a traicionar”! La ovación fue generalizada. Las consignas a favor no paraban. Se hizo una sola voz de mujeres, hombres, niños, adultos mayores. Habitantes de ejidos, de comunidades, de municipios vecinos. Los petroleros de Ebano enarbolaban pancartas, lo mismo amas de casa con cartulinas declarándose “Amlovers”. Cada propuesta era acompañada de aplausos: reducción de sueldos y prebendas a funcionarios, eliminación de pensiones a expresidentes, la venta del avión presidencial y de los helicópteros asignados a todos los gobernadores. No más alza de gasolinas. No a la reforma educativa, ni a la privatización de la salud. En pocas ocasiones, Ciudad Valles ha tenido eventos de esta magnitud. Se recuerda la visita del entonces Presidente de la República Adolfo López Mateos, la primera visita de Carlos Salinas de Gortari, acompañado con Luis Donaldo Colosio, como funcionario federal, así como la campaña presidencial de Vicente Fox, actos masivos que dejaron huella, pero nada comparable con esta convocatoria motivada por la desesperación y la esperanza. El pueblo no puede más. Los sueldos al mismo bajo nivel y la inflación hacia arriba. La corrupción ha permeado toda la estructura del gobierno. Vivimos un estado fallido movido por los hilos del crimen organizado. El monstruo de la ambición ha devorado toda posibilidad de renovación y de cambio. Estamos en un callejón sin salida. La gente lo sabe. La mayor parte de los partidos están cortados con la misma tijera. Los mismos procedimientos de campaña: saludar y acercarse cuando se pide el voto. Alejarse cuando llegan al poder. Encapsularse en un pequeño grupo para repartirse el botín en el que se han convertido las presidencias, las gubernaturas, las diputaciones y las senadurías. La convocatoria de López Obrador tiene el rostro de la esperanza. Una esperanza que costará mucho trabajo hacer realidad. Todo ha sido contra corriente y seguirá siendo aun cuando llegue al poder. Los golpes bajos continuarán. Él no tiene la solución, ni las personas, ni los funcionarios para solucionar todos los problemas del país. Pero tiene depositada en él la expectativa de un mejor futuro. Se vio en los rostros sudorosos de madres solas cargando a sus niños. De adultos mayores soportando las incomodidades del tumulto. De niños y jóvenes que todavía no pueden votar pero que se contagiaban con el entusiasmo de la multitud que a una sola voz proclamaban “¡Presidente, presidente, presidente”! La voluntad del pueblo está presente. La voz del pueblo es la voz de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s